www.pulsosaludable.com

CopyRight

Derechos Reservados

Más Información

info@pulsosaludable.com

55 6794 6932

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Salud Masculina

Por. Liliana Noble Alemán

@pulsosaludable

FERTILIDAD DESPUES DE LA QUIMIOTERAPIA

El Instituto Valenciano de Infertilidad, a través de su clínica de Sevilla junto con investigadores de la Universidad de Jaén, Junta de Andalucía de Genómica e Investigación Oncológica (GENYO) y la cofinanciación de la Agencia IDEA, han identificado seis variantes génicas asociadas a la pérdida de fertilidad tras el tratamiento con quimioterapia en pacientes con cáncer testicular.

Según la Dra. Cristina González, Directora del Laboratorio de Andrología y Banco de Semen de la clínica IVI Sevilla, este estudio podría permitir a los pacientes con cáncer testicular, -muchos en edad reproductiva-, la posibilidad de realizar un test para saber si pertenecen al grupo de riesgo que puede perder la fertilidad tras el tratamiento de quimioterpia y en ese caso, plantearles una criopreservación de semen con carácter preventivo: Nuestro objetivo, dijo, es que  estos varones en edad fértil no pierdan la capacidad de tener descendencia biológica, que es algo que nos reclaman todos los días, aseguró Cristina González.

Los varones con cáncer testicular, cuya incidencia ocurre mayoritariamente en edad fértil y que son sometidos a sesiones de quimioterapia, en muchos casos pierden la fertilidad, mientras que otros siguen siendo fértiles. Este estudio, denominado Identificación de variantes genéticas de recuperación de la espermogénesis postquimioterapia tras cáncer en varones", busca establecer la posibilidad de que existan genes relacionados con el hecho de que tras un tratamiento oncológico, el paciente pierda o mantenga la capacidad reproductiva. 

Por su parte, Francisco Navarro, investigador de la Unidad de Genética del grupo Transcripción y Expresión Génica en Eucariotas (BIO-258) de la UJA, explica que para este estudio han utilizado un número importante de pacientes, que en algunos casos siguieron fértiles y en otros casos no... “Hemos estudiado sus genomas para ver las diferencias por grupos y poder comprobar si hay genes específicos ligados a que pierdan o no la fertilidad”.

 

En total, se ha realizado el análisis de un millón de variantes de genes, SNP, para cada uno de los pacientes (25 pacientes, más todos los controles del GENYO) de la Clínica IVI Sevilla.

“A cada uno de los individuos se le ha analizado esa variación mediante técnicas de biología molecular a gran escala y análisis bioinformáticos para obtener datos altamente significativos, trabajo realizado por GENYO.

 

Posteriormente, en la Universidad de Jaén se han realizado nuevos análisis informáticos, la detección de genes y los procesos para corroborar por técnicas moleculares la alteración de los mismos y conocer las consecuencias que esto puede tener”, explica Francisco Navarro.

De tal suerte que de más de un millón de variantes de genes analizados por paciente, se identificaron seis variantes génicas diferenciales para ambos grupos, tanto para los que recuperan la fertilidad como para los que no. “Eso no quiere decir que cada una de ellas sea responsable del cambio, sino que puede ser una suma de todas”, especifica Francisco Navarro.

Ahora bien, el objetivo de los investigadores se centra en aumentar tanto el tiempo de ejecución del proyecto, como la muestra de estudio para obtener más variables en nuevos pacientes y poder contar con marcadores moleculares, además de plantear desarrollar un kit diagnóstico aplicable a pacientes con esta situación.