Por. Vanessa Reyes Almaguer

@Egiptovane

 

LOS EXÁMENES PRE-NATALES.

 

La noticia está confirmada: la llegada un bebé y la emoción de ser madre no te la quita nadie. Pero conviene que tomes en cuenta una serie de factores vinculados con tu salud para evitar complicaciones durante la gestación, el nacimiento y el post-parto.

Son muchas las ventajas de practicar exámenes médicos durante tu embarazo,  por ejemplo; conocer más de cerca tus nuevas necesidades nutricionales, saber sí el bebé se está desarrollando bien, prevenir o diagnosticar a tiempo enfermedades en tí o el bebé, calcular la fecha de parto y determinar si nacerá por cesárea o parto normal, entre otras.

 

Los exámenes prenatales, por regla general, no son molestos para la madre, eso sí, conviene que preguntes acerca de los aspectos que debes de cumplir antes de someterte a pruebas de laboratorio como por ejemplo de orina y sangre.

Se recomienda que durante los primeros seis meses de embarazo acudas a consulta cada cuatro semanas. Algunos especialistas extienden esta periodicidad hasta el séptimo mes, pero hay quienes a partir de entonces y durante el octavo mes aconsejan consultas quincenales. En el último mes, las visitas son semanales. Busca asesoría en las instituciones de salud del gobierno o privado. Recuerda que la prevención es básica en la nueva aventura que vas a comenzar: ser madre!

PRIMER TRISMESTRE

Por lo general, en una primera visita se obtienen pruebas de sangre para analizar e identificar glucosa en la sangre, anticuerpos, cantidad de glóbulos rojos y grupo sanguíneo; además, se examina la orina para saber también los niveles de glucosa-otra vez-, bacterias, proteínas y otras sustancias, con el fin de proteger la salud de la futura mamá y del bebé.

 

La detección de azúcar o glucosa en sangre y orina es muy importante, pues permite detectar si la madre tiene la glucosa elevada, porque durante el embarazo puede aparecer la diabetes gestacional, obien, descartarla por completo. Asimismo se te tomará el peso y las medidas corporales, se te harán preguntas acerca de los medicamentos que estés tomando o si consumes alcohol o tabaco. Es posible que el médico también pregunte acerca de enfermedades de transmisión sexual, hepatitis B o VIH.

Un embarazo pone a prueba todos los órganos del cuerpo aumenta el flujo sanguíneo y el riñón desecha proteínas. Ahí puede ocurrir la condición conocida como preclamsia, que es cuando la madre sufre hipertensión arterial, y si el bebé aún no cumple las 24 semanas dentro del útero materno, es muy poco probable que sobreviva; por eso es importante saber el nivel de proteínas que tiene el organismo. Con esos exámenes también se deben descartar enfermedades como la toxoplasmosis y rubéola.

 

Al medir los niveles de glóbulos rojos permitirán saber si tienes anemia y si es necesario aumentar la ingesta de ciertos alimentos para que el bebé se desarrolle dentro de las mejores condiciones posibles y evitar un parto prematuro.

SEGUNDO TRIMESTRE

Por lo regular, tú médico te dirá cuántas veces debes someterte a exámenes médicos. Dependerá mucho de su punto de vista para saber cuántos de ellos debes realizarte y de los síntomas que tengas a lo largo del embarazo. En cada visita se miden los niveles de proteína en la orina y la presión arterial.

Entre las11 y 13 semanas del embarazo se practica la ecografía genética, mejor conocida como ultrasonido. Los motivos son varios; por ejemplo, saber si el embarazo se desarrolla normalmente, para descartar el síndrome de Down y otros defectos congénitos en el pequeño, -en ese momento es posible saberlo hasta en un 90 por ciento de efectividad-. Además se toma sangre y se miden las proteínas de la placenta para saber si se trata de un embarazo de alto riesgo.

Un ultrasonido es más seguro que los rayos X, que es visto en una pantalla y permite saber cómo se está desarrollando tu bebé. Por lo general, la primera prueba lleva de 15 a 20 minutos. En las mujeres de 35 años en adelante, los exámenes prenatales tienen mayor trascendencia porque tienen un mayor riesgo de procrear un bebé con alteraciones en los cromosomas como el citado síndrome de Down.

TERCER TRIMESTRE

El ultrasonido que se practica entre la semana 12 y 24 de la gestación permite al médico valorar la longitud del cuello útero, si el bebé no viene con malformaciones y descartar un embarazo múltiple.

 

A las 28 semanas de gestación se realiza una eco-cardiografía fetal, para saber si el bebé muestra alguna alteración en el corazón.

Recuerda, tu salud es fundamental para el bienestar de tu bebé. ¡Infórmate! Considera que conocer con anticipación cuáles son los posibles riesgos en la salud del bebé,tiene varias ventajas: permite planificar la llegada del niño, saber qué alimentos y complementos puedes tomar para evitar anomalías durante el embarazo (por ejemplo, ácido fólico), saber cómo te tienes que cuidar y qué acciones debes de seguir hasta el momento del parto. No olvides seguir paso a paso las recomendaciones de tu médico y asistir puntualmente a tus citas

www.pulsosaludable.com

CopyRight

Derechos Reservados

Más Información

info@pulsosaludable.com

55 6794 6932

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon