www.pulsosaludable.com

CopyRight

Derechos Reservados

Más Información

info@pulsosaludable.com

55 6794 6932

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Salud Masculina

Por. Ricardo Fuentes Unzueta

@MxFnts

LA ADICCIÓN AL CIGARRO

 
Hablando de cigarros, no importa si son largos, cortos, sin filtro, con filtro, mentolados, ligths o en forma de puros, todos ellos tienen algo en común: Le resta entre 5 y 10 minutos de vida al fumador, contienen más de cuatro mil sustancias cancerígenas, como el bióxido de carbono, el azufre y la nicotina la cual, llega tanto al torrente sanguíneo como a los pulmones en 7 segundos aproximadamente y al menos una cuarta parte habrá llegado  al cerebro ocasionando la dependencia.
 
Según reportes del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y del Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), el 90 por ciento de quienes padecen cáncer de pulmón tienen como origen la adicción al cigarrillo.

La adicción a fumar conlleva un sin número de padecimientos como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica mejor conocida como (EPOC), Enfisema Pulmonar, úlcera péptica, enfermedades cardiovasculares, resequedad en la piel, arrugas prematuras, manchas amarillas en los dedos y dientes, mal aliento, alergias y falta de apetito.

 

Cada vez que alguien le da el famoso golpe al cigarro es igual a prenderle fuego a la laringe, tráquea y bronquios destruyendo todas las células encargadas de protegernos de las agresiones del medio ambiente, además, fumar altera también el ADN de las células ocasionando varios tipos de cáncer como el de laringe, esófago, garganta, boca y de vejiga.
 
Para los fumadores pasivos las consecuencias son similares, además;  quienes conviven con fumadores se vuelven hiperreactvos  o con mayor facilidad a enfermar de las vías respiratorias, también suelen presentar, dolor de cabeza e irritación en los ojos.

 
Si eres fumador lo deseable es que visites una vez por año al neumólogo o médico internista, además deberá realizarse un estudio denominado Tele de Tórax y nunca dejar pasar por alto la presencia de síntomas como: tos con sangre, dificultad constante para respirar, dolor en el pecho, pérdida de peso y fatiga.